8.9.15

Lo siento, lo siento, no soy yo, son los celos.

Por eso soy un poco hija de puta entrometida y soberbia, porque no sé controlar mis celos. Pero que tú eres una tía maja. Estoy segurísima. Seguro que eres incluso más sana que yo, porque tú no tienes la mente tan cerrada como para no hablar con una persona del sexo que te pone solo porque a lo mejor se creen que te estás insinuando. Lo siento. Soy yo con mis celos, mi mente cerrada, y mi miedo a que me abandonen por otros.

No hay comentarios: